Tablón de Anuncios
¡Guten tag! Diciembre y enero en Viena, tiene temperaturas medias de 0ºC, alcanzando con facilidad mínimas de hasta -5°C. Sin embargo, cabe recalcar, el invierno aquí sólo tiene una o dos semanas muy por debajo del punto de congelación. El resto de los días, podrás disfrutar de una abundante luz solar. Sin embargo, asegúrate de abrigarte lo suficiente antes de salir, ¡los resfriados están a la vuelta de la esquina! Con frío, con esos guantes mullidos imposibilitándote de maniobrar, el abrigo pesado e indispuesto a permitirte mover con libertad, conjunto al gorro especialmente de la época y la bufanda, en aparencia llameante por el vaho de la respiración. El momento de ver esas impresionantes avenidas –porque si algo se puede decir de Viena es que es una ciudad Imperial– con sus coches de caballos y sus tranvías. En nuestra mente se mezclan imágenes de Sissi Emperatriz con las de El Tercer Hombre y su Wiener Riesenrad, la noria del Prater.
Rincón de los sueños
Reservas de CB Hoy la CB no está reservada por nadie, puedes pasar tranquilamente. ¡Adelante! y ten en cuenta las normas de cb que hemos establecido para todos los usuarios, sin excepción.


Anuncios Administrativos
El grupo de Realeza esta limitado a Pj's Canon.

¿No sabes donde o como rolear? Tranquilo. El punto de encuentro o reunión de todas las historias es Viena pero encontrarás subforos de los Continentes en donde podrás rolear según tu historia o nacionalidad.


NovedadesTodas las imágenes aquí abajo son las últimas novedades del foro. Cada vez que cambie la imagen de estos cuadros pequeños, es porque hay una nueva actualización.
Clikea!
Cenicienta
MP / PERFIL
Créditos
Este skin y tablon han sido diseñado por Fanatica_77 para Source Code, por lo tanto esta prohibido copiar de cualquier forma o distribuir los códigos. Se original di no a la copia.

Sweet for soul [Privado] [Múlan]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sweet for soul [Privado] [Múlan]

Mensaje por Liam E. Bertil el Dom Feb 09, 2014 12:33 am

Yo voy personalmente, no tiene que enviar a nadie madre. Con permiso—las puertas del despacho se abrieron, tuve que apresurarme para que no intentaran detenerme. Salir se había convertido en mi principal distracción, un parque, a la universidad, lo que fuera siempre era mejor que estar dentro del palacio y es que mi madre no dejaba de hablar acerca de lo virtuosa que Jacqueline podría llegar a ser, comenzaba a sofocarme; no le gustaba dejarme salir así nada más, sin la guardia correspondiente porque si pero estaba ya acostumbrada a que yo simplemente le avisara que haría esto o aquello, que iría a este lado o al otro, eran las ventajas de haber estado en el extranjero por cierto tiempo y probar las libertades de no tener una madre que aparte de todo era reina. Aborde el Aston Martin por la parte de atrás, era la única comodidad que me permitía o le permitía a mi madre hacia mi persona y es que de no hacerlo mandaría a toda la guardia a no dejarme salir. A veces lo sentía innecesario pero tenía algunas mañas con respecto a eso. — ¿Alteza? —el chofer se dirigió a mi después de que no le di instrucciones claras. —Lo siento, vamos a la pastelería pero por favor estaciónese dos cuadras antes de llegar… y sal por la otra puerta—el hombre asintió solemne, era ya un viejo servidor a la familia y desde que era niño resultó ser mi cómplice en muchas cosas contra mi madre. No había que decir que a la pobre mujer le dieron muchos dolores de cabeza por ambos.

Los demás autos no se movían cuando pasábamos, era extraño que eso pasara al no llevar las banderas, había cosas a las que no llegaría a acostumbrarme. —Para aquí—me bajé de inmediato acomodándome el saco que portaba. —Estaré muy cerca, puedes dar una vuelta si quieres, nos vemos en este mismo lugar—le di una palmadas al carro antes de encontrar mi camino a la pastelería de repostería fina en donde se encargaban todas las delicias que la corona podía pensar para invitados de alta alcurnia; la calle donde esta se encontraba estaba llena de otras curiosidades, joyerías, tiendas de ropa, zapaterías e incluso tiendas de cosméticos con mucho prestigio por delante. Perdí un poco el tiempo viendo las tiaras salpicadas de diamantes con diferentes cortes, había uno amarillo e incluso uno rosa pero prefería lo clásico, era una lástima que la persona a la que le daría un anillo, con seguridad, no pensara de la misma forma y prefiriera los excesos. Dejé las vitrinas brillantes y caminé hasta la pastelería peor me detuve en la vitrina, me acomode el lado de una persona. — ¿Ya probó alguno alguna de estos pasteles? Le aseguro que es lo más delicioso que encontrara aquí—miré a la chiquilla a lado de mí, era tan menuda y pequeña que me provocó querer abrazarla, era una niñita bastante encantadora con una cara muy angelical y dentro de todo ese encanto me pareció muy conocida.

Le sonreí y abrí la puerta de vaivén. — ¿Me acompaña? Solo un momento, no se va a arrepentir—estaba consciente de que era una extraña pero me parecía adorable con esos ojos de gatito ¿Cómo no invitarla a probar algo así? Era una niña aún, lo era para mí y debían gustarle las cosas dulces o al menos eso era lo que esperaba. Saqué la hoja del pedido y la entregué a la señorita de la recepción que se fue enseguida después de una reverencia pronunciada y para mi gusto exagerada. Vi a la chica en la puerta de la tienda y la llame nuevamente con la mano justo cuando llegó la tarta ordenada. — ¿Tiene prinsesstårta para probar? Tengo una amiga a la que le he hablado muy bien del postre—de nuevo la encargada salió corriendo. Regresó después con dos bandejas llenas no solo de lo que yo había demandado si no muchas más cosas que a simple vista hacían agua a la boca. —Si necesita algo más hágamelo saber—asentí suavemente y me giré de nuevo a la muchacha con la duda que había crecido en mi por saber cómo es que me parecía familiar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet for soul [Privado] [Múlan]

Mensaje por Fa Mulán el Vie Feb 14, 2014 6:41 am

Agobio. Eso era lo que había sentido estos últimos meses. Meses en los que todo se había complicado de forma repentina. Había intentado hacer lo mejor, lo mejor para mi misma, al fin y al cabo. Pero todo había salido mal, demasiado mal. Shan Yu, el jefe y enemigo de mi padre, había conseguido que confiara en mi y que me respetara. Pero todo se torció cuando descubrió quien era, aparte de una chica, la hija de su mayor enemigo. Fueron muchas las disputas que empezaron a surgir des de entonces, dado que quiso que prosiguiera corriendo, pero que cuando fuera mujer me comprometiera con él. Puedo decir que me volví completamente loca. Además de que mi mejor amigo, y con quien más acababa discutiendo amigablemente, se estaba comportando muy extraño, cosa que me preocupaba. Pero al menos, siendo positiva, tenía las carreras para desahogarme y salir por un momento de la realidad. Recuerdo curiosamente, que incluso conocí al príncipe de Suecia uno de esos días ajetreados. Fue algo curioso, además de que consiguió sacarme de la rutina, ¿que más podía haber pedido?

Y era curioso, ahora el recuerdo venía a mi cabeza, como si pudiera reencontrarme con esa persona en un día de estos. Por fin había podido conseguir unos días de calma, de toda esa rutina amenazante, especialmente del jefe. Cosa que aún me extrañaba que me hubiera dejado dirigirme a Suecia por unos días. ¿Quizás quería ganar confianza? Era extraño, y cualquier cosa que él tuviera que ver lo era. Así que lo mejor era no pensar en los motivos y disfrutar de estas 'vacaciones' sorpresa. El lugar me gustaba, era bonito y muy distinto a la China que conocía. Se respiraba otro aire, y sobretodo mucha más calma. Aunque, de tener una vida mejor, en China también la podría haber encontrado. Me encontraba, en lo que suponía que era la zona central de Suecia. Todo era amplio, y aunque bastante clásico y elegante, parecía que el mayor comercio se encontraba aquí. Me acerqué para observar lo que había, en una pastelería, donde el olor lo contaba todo. Como de forma hechizada, me quedé embobada en el escaparate ante tantos dulces con buen aspecto que habían. De pronto la voz de un hombre resonó en el lugar, de forma que me quedé mirándolo extrañada mientras al cabo de pocos segundos noté de quien se trataba.

No sabía como actuar, ¿y si me descubre? ¿Y si recuerda que yo soy ese corredor? No, no puede ser, quizás deba salir corriendo antes de que... -la voz del chico me interrumpió- sea tarde. —Esto... Si así lo desea, supongo que está bien— contesté no muy segura, a la vez que nerviosa por la situación. Era un príncipe, y además un príncipe que me había conocido en otra 'vida' como corredor. ¿Como no ponerme nerviosa? Las manos me sudaban y no sabía en que momento se acabaría este sufrimiento. El chico señalaba amablemente con su mano hacia el lugar para que entrara, pero la chica llegó antes con el pedido, por lo que pude quedarme más donde estaba. Incluso había llegado a pensar en marcharme justo en ese momento, pero algo me retenía. Tras terminar por fin el pedido, observé detenidamente las bandejas, preguntándome para quien era todo eso. Miré al chico e incliné mi cabeza en forma de saludo —Mucho gusto conocerlo, príncipe, pero... debería marcharme ya. Encantada.— dije finalmente mientras inclinaba mis cejas preocupada y me giraba para disponerme a irme. No podía permitir que, al igual que el jefe, se percatara de mi doble vida.


I feel like I can fly!
I think I just like being myself
 
avatar
Fa Mulán
Habitante de China
Habitante de China


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.