Tablón de Anuncios
¡Guten tag! Diciembre y enero en Viena, tiene temperaturas medias de 0ºC, alcanzando con facilidad mínimas de hasta -5°C. Sin embargo, cabe recalcar, el invierno aquí sólo tiene una o dos semanas muy por debajo del punto de congelación. El resto de los días, podrás disfrutar de una abundante luz solar. Sin embargo, asegúrate de abrigarte lo suficiente antes de salir, ¡los resfriados están a la vuelta de la esquina! Con frío, con esos guantes mullidos imposibilitándote de maniobrar, el abrigo pesado e indispuesto a permitirte mover con libertad, conjunto al gorro especialmente de la época y la bufanda, en aparencia llameante por el vaho de la respiración. El momento de ver esas impresionantes avenidas –porque si algo se puede decir de Viena es que es una ciudad Imperial– con sus coches de caballos y sus tranvías. En nuestra mente se mezclan imágenes de Sissi Emperatriz con las de El Tercer Hombre y su Wiener Riesenrad, la noria del Prater.
Rincón de los sueños
Reservas de CB Hoy la CB no está reservada por nadie, puedes pasar tranquilamente. ¡Adelante! y ten en cuenta las normas de cb que hemos establecido para todos los usuarios, sin excepción.


Anuncios Administrativos
El grupo de Realeza esta limitado a Pj's Canon.

¿No sabes donde o como rolear? Tranquilo. El punto de encuentro o reunión de todas las historias es Viena pero encontrarás subforos de los Continentes en donde podrás rolear según tu historia o nacionalidad.


NovedadesTodas las imágenes aquí abajo son las últimas novedades del foro. Cada vez que cambie la imagen de estos cuadros pequeños, es porque hay una nueva actualización.
Clikea!
Cenicienta
MP / PERFIL
Créditos
Este skin y tablon han sido diseñado por Fanatica_77 para Source Code, por lo tanto esta prohibido copiar de cualquier forma o distribuir los códigos. Se original di no a la copia.

Cuando miras largo tiempo a un abismo también éste mira dentro de ti. [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuando miras largo tiempo a un abismo también éste mira dentro de ti. [Privado]

Mensaje por Paris Da Forno el Lun Feb 17, 2014 1:53 am

National Opera of Vienna » 22:00 pm  »  Hermanas Strangio

La madre le acarició el rostro de manera suave y lenta, con demasiada parsimonia, incluso teniendo en cuenta que su unigénito estaba retrasado para su compromiso. Le miró a los ojos, viendo a través de ellos la sonrisa de autosuficiencia que siempre tenía en su rostro su pequeño Paris. Sonrió con nostalgia y el muchacho se limitó a sonreírle para que se tranquilizara. Salir de casa, salir al trabajo, o a un encuentro casual eran un largo camino a intentar dejar a su madre bajo las memorias y temores de perder a otro querido miembro de su perfecta familia. —promete que vas a volver. Y estarás en casa temprano, para cenar—imploró con un hilo de voz. Paris había olvidado la expresión dura de su rostro, pues con su madre se le era imposible. Pero tuvo que negar, no era propio de él, hacer esperar a las personas que le importaban, su madre más que nadie necesitaba de descanso, ya su cuerpo no resistía como antaño. —es imposible, mamma. La función acabará tarde, no haré que alteres tus hábitos de sueño. Sería un acto terrible de mi parte—ella esperaba su respuesta y por consiguiente retrocedió hasta caminar a la biblioteca—estaré esperándote con un café vienés, ¿si?—y desapareció junto con los demás empleados, quienes corrieron a atender a la dueña del hogar. Rió negando con su cabeza y caminó para llegar a su vehículo. Su madre, había ganado. Él tan sólo, esperaba volver sano y salvo para compartir ese café, con las manos cálidas, que conocía de memoria.

Repasó en su cabeza, todo el trabajo que le hicieron leer junto a su futura esposa. Imaginó su cabello, cuando la encontraba recorriendo el jardín. O incluso la manía infantil que tenía de besarle cuando estaban a solas, como jugando, como si fuera totalmente divertido ver la cara de deseo del otro, como apostando quién cae primero. Disipó los recuerdos mirando la húmeda calle, por entre la ventana del automóvil. Paralelamente, sintió la respiración agitada sobre su cuello proveniente de una boca que le pertenecía de igual manera, la de su Strangio. Carraspeó su garganta, removiéndose en su asiento, levemente nervioso con la imagen equivocada a su cabeza. —¿pasa algo, señor?—él negó fingiendo estar relajado—absolutamente nada, sólo no puedo acostumbrarme demasiado a esta ciudad.— Movió sus manos tratando de relajar su cuerpo, el saber que Donielle andaba metida y había sido quién le había llamado, le erizaba la piel.

Observó la Cripta Imperial de Viena, que desfilaba frente a sus ojos, al mismo tiempo en que contaba los segundos para que el establecimiento indicado, apareciera prontamente. Cuando su objetivo estuvo localizado, respiró hondo, sintiendo terminaciones eléctricas por entre sus dedos.

Se bajó, seguido de dos hombres vestidos de trajes oscuros, con un paraguas para evitar que el traje Dolce and Gabbana se estropeara. Se quitó los guantes de cuero y caminó sabiendo que las miradas sin querer iban directo hacia él. Estaba ciertamente, algo acostumbrado. Los ignoraba, como solía hacer con la mayoría de la gente a su alrededor. Y al entrar subió los escalones para posicionarse en alguna butaca donde la salida de emergencias estuviera más cercana, al menos allí había sido la señal que le dieron por el teléfono. El suave material de su asiento, le hizo recomponerse del leve nerviosismo que le infundía no encontrar rastros de un par de hermanas. Hizo un recorrido rápido del sector, identificó salidas, entradas, algunos políticos que conocían a su padre y los típicos socios del negocio familiar. Los saludó con la mano y se negó a sentarse junto a ellos, entre menos sospecha, era mejor. —¿dónde se han metido?—carraspeó soltando el cuello de su camisa. Sintió cómo vibraba su asiento, se tocó su bolsillo y sacó su teléfono celular. Leyó la pantalla iluminada, entre el ajetreo y los susurros de las personas aceleradas posicionándose  alrededor, antes de que la función comenzase. "Donie Strangio", se levantó esquivando las miradas intensas de un par de jovencitas y salió hasta el hall principal, escondiéndose entre la multitud—¿Donielle?—murmuró. Estaba nervioso y asustado, aunque por fuera no podía percibirse. Fueron fatídicos 3 segundos sin oír la voz de la Strangio, y parecía totalmente imposible respirar con normalidad.

Ni siquiera se había puesto a pensar las verdaderas razones del por qué estaba ahí metido. Bueno, eran sus amigas, pero amenazaba con meterse en más líos de los que ya no le dejaban respirar. Se lo pensó otra vez. Si había salido de inmediato al oírlas era por una razón. Ya no habría marcha atrás, no si ese par, estaba en juego.

ropa.


this is one wicked road
you gonna wait too long to run away tonight
avatar
Paris Da Forno
Habitante de Italia
Habitante de Italia


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.