Tablón de Anuncios
¡Guten tag! Diciembre y enero en Viena, tiene temperaturas medias de 0ºC, alcanzando con facilidad mínimas de hasta -5°C. Sin embargo, cabe recalcar, el invierno aquí sólo tiene una o dos semanas muy por debajo del punto de congelación. El resto de los días, podrás disfrutar de una abundante luz solar. Sin embargo, asegúrate de abrigarte lo suficiente antes de salir, ¡los resfriados están a la vuelta de la esquina! Con frío, con esos guantes mullidos imposibilitándote de maniobrar, el abrigo pesado e indispuesto a permitirte mover con libertad, conjunto al gorro especialmente de la época y la bufanda, en aparencia llameante por el vaho de la respiración. El momento de ver esas impresionantes avenidas –porque si algo se puede decir de Viena es que es una ciudad Imperial– con sus coches de caballos y sus tranvías. En nuestra mente se mezclan imágenes de Sissi Emperatriz con las de El Tercer Hombre y su Wiener Riesenrad, la noria del Prater.
Rincón de los sueños
Reservas de CB Hoy la CB no está reservada por nadie, puedes pasar tranquilamente. ¡Adelante! y ten en cuenta las normas de cb que hemos establecido para todos los usuarios, sin excepción.


Anuncios Administrativos
El grupo de Realeza esta limitado a Pj's Canon.

¿No sabes donde o como rolear? Tranquilo. El punto de encuentro o reunión de todas las historias es Viena pero encontrarás subforos de los Continentes en donde podrás rolear según tu historia o nacionalidad.


NovedadesTodas las imágenes aquí abajo son las últimas novedades del foro. Cada vez que cambie la imagen de estos cuadros pequeños, es porque hay una nueva actualización.
Clikea!
Cenicienta
MP / PERFIL
Créditos
Este skin y tablon han sido diseñado por Fanatica_77 para Source Code, por lo tanto esta prohibido copiar de cualquier forma o distribuir los códigos. Se original di no a la copia.

★. a whole new world 「relaciones canon」

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

★. a whole new world 「relaciones canon」

Mensaje por Hada Madrina el Dom Dic 22, 2013 3:58 pm


maternales


Rapunzel & Gothel
Madre Gothel es la mujer que sólo puede estar preocupada de ella, no hay cabida en su corazón ni en sus preocupaciones para una hija que se robó junto a su hermanito. Ha inculcado en la pequeña Rapunzel los sentimientos de inseguridad hacia el medio exterior, sin dejarla descubrir las maravillas de las personas afuera.

Cuando, por fin, Rapunzel contraviene sus deseos y se aventura a salir al mundo, la encantadora y perturbada Gothel no se detendrá ante nada hasta devolver a su pequeña al encierro del que nunca debió salir.

—¿Qué crees que haces?
—Conocí a alguien... y creo que le agrado también.
—¿En serio crees que puedes impresionar a alguien alguna vez? ¡Mírate Rapunzel!



fraternales


Pascal & Rapunzel
—Tu fiebre está aumentando. No sé cómo detenerla. Madr…— Johann se detuvo de llamarla así de nuevo, pues… ¿qué tipo de mujer podía dejar a su hija hirviendo en fiebre? Sabía que Gothel era la única figura maternal que había tenido desde siempre, pero desde hacía unos años empezaba a desconfiar de ella. —Gothel no está— Recompuso.
—Sólo quédate aquí, conmigo— Rapunzel se aferró a la mano de Johann, y recostó la espalda sobre el pecho del más alto, dejando que éste la abrazara. —Se pasará, la fiebre siempre se pasa antes de matarme.
—Déjalo, iré a buscar algo. No puedo dejar que sufras así — Hizo un amago para levantarse pero en el intento de hacerlo movió accidentalmente con el pie un par de botellitas que yacían debajo de la cama. Se inclinó a leer una de las inscripciones: “Arsénico”. Pascal abrió los ojos desmesuradamente y dejó caer la sustancia de la impresión.
—Rapunzel, tenemos que irnos.

Y de este modo. Johann, por alguna extraña razón, asumía el rol de eterno protector de la otra rubia. Sabiendo que de este modo, sentía un aire a la familia que nunca había tenido. Rapunzel, era su única familia. Muerta ella, estaría solo en el mundo.

Volver arriba Ir abajo

Re: ★. a whole new world 「relaciones canon」

Mensaje por Hada Madrina el Dom Dic 22, 2013 10:11 pm


de infancia



Fabián & Ariel
Los mejores amigos para toda la vida.
¿Es eso posible sin siquiera confundirse un poquito?
Fabián ha estado compartiendo su vida, con Ariel, desde que tiene memoria. Ella encontró en Flounder todas las maravillas que alguna vez pudo creer que existían. Él le enseñó a nadar, le alabó su record para comerse una hamburguesa y la consoló cuando cumplió sus trece años y fue humillada por un popular chico. Ella lo impulsó a nunca rendirse, a salir adelante en la escuela y alcanzar su mayor sueño de ser un profesional. La amistad se volvió tanto o más fuerte que un lazo fraternal. Y cada uno sabe que si alguien se interpone entre ellos, jamas lograrán separarlos.

— Puedo asegurar que el "solo amigos" es el mayor insulto que te pueden asestar cuando mueres por alguien.
— ¡Vamos Flounder! Nosotros no somos amigos.
— ...
— Somos hermanos. Los mejores del mundo.


Snow & Hanz
Hanz, el poderoso heredero, tenía la misma edad que ella y solían jugar juntos, persiguiéndose el uno al otro por el patio o rescatando urracas heridas.
Snow lo siguió, agarrándose con fuerza al árbol para no caerse. Cuando estaban a cuatro metros de altura, William arrancó una manzana de la rama y se la acercó. Era blanca y roja, sin ninguna imperfección en la piel. "Vamos", dijo él con la mano extendida, esperando que ella tomara la fruta. Ella alargó la mano, pero Hanz retiró la manzana y le dio un mordisco. Luego sonrió con esa mueca que quería decir te estoy tomando el pelo, a la que estaba tan acostumbrada. "Caíste en la trampa", dijo él y empezó a reír. Snow sintió tanta rabia que lo empujó. Hanz perdió el equilibrio y se agarró a ella, arrastrándola en la caída y comenzaron a reír, felices y perdices.


Adam & Nicolás
It takes a long time to grow an old friend.

Había algo muy extraño en la relación de esos dos. Antes habían sido muy amigos, muy hermanos pero desde que Adam comenzó a enfermar y todo el mundo decidió empezar los secretos a voces de que necesitaba un heredero para dejarle al trono fue como si su amistad de años no fuera tan fuerte como todo el mundo creía.
—¿Adam podemos hablar? —a pesar de sentir los contantes choques y distanciamiento Nicolás jamás quitó el dedo del renglón, apreciaba demasiado a Adam como para solamente dejar que todo pasara así.
—¿Adam? Para ti y todos aquí soy Su Alteza, no me hagas gastar saliva en algo tan obvio—estaba a punto de irse cuando Nicolás se atrevió a tomarlo del brazo y enfrentarse con él cara a cara, por primera vez, desde que todo eso comenzó. Jamás lo hizo, pero era el momento y no importaban las consecuencias para él.
—Para mí siempre serás Adam, ¿Por qué te estás comportando como un idiota? Somos hermanos, Adam yo puedo ayudarte—
—¿En qué me podría ayudar un empleado como tú?

Así terminó todo entre los dos. O eso parecía, Nicolás estaba dispuesto a conseguir un nuevo empleo, fuera del palacio, dejar las cosas bien mientras se pudiera pero Adam no lo permitió, lo obligó a quedarse igual como siempre diciéndole que las diferencias que tuvieran no lo harían perder el trabajo; las típicas palabras hirientes del príncipe hacía el que alguna vez fue su amigo. ¿Amigos o Enemigos? Con la llegada de Belle parece que todo fue peor pero siempre queda algo de todo lo que fue.


Tiana & Charlotte
—... y entonces ella cumplió su sueño de casarse con un príncipe. ¡Fin!
—¡Ash, Charlotte!—se quejó la pequeña Tiana quien negaba con su cabeza reiteradas veces—Esa ha sido la historia de cumplir sueños más tonta que he oído.
—¡Estás loca! ¡Yo tengo el mismo sueño! ¡Y algún día me casaré con un príncipe!
—Oh, vamos... los príncipes no existen. Yo cumpliré otras metas, me convertiré en la mejor chef. Tendré un hermoso local, donde mucha gente irá sólo para degustar mis famosos platos.—se sentó porque el vestido que le habían puesto ya le estaba incomodando.
—Y yo seré tu principal "degustadora" con mi marido príncipe.—Y la dulce Charlotte aplaudió encaminándose hacia ella para abrazarla.
—¡Vale, vale! Soportaré a príncipes sólo por ti...—se dieron un abrazo algo torpe, cayendo al suelo de manera tierna, haciendo que las faldas de sus vestidos se levantaran. Ambas se habían prometido nunca dejarse herir y que si una caía, la otra caería con ella, sólo para que no se sintiera sola y ayudarla a seguir.





confundidos


Alí & Odette
Alí observó a la rubia desenvolverse con amplio conocimiento y habilidad frente a todos, un grupo completo la rodeaba. Los hombres se entusiasmaban en cómo la extranjera podía dominar el gambeteo, como habiendo nacido naturalmente para aquella pista. Cómo aprender la espontaneidad de los movimientos, antes de siquiera hablar. Odette estaba en Arabia por negocios de su padre, y se esparcía como aquella su última noche, querer convertir el mundo en una pista de baile.
Alí se acercó y desvió la atención de ella, comenzando a bailar también. Y descubrieron, qué tan buenos competidores eran el uno del otro. Al terminar, exhausto, Alí se animó a primero iniciar la conversación.
—¿Qué bailas?
—Ballet— Odette contestó con simpleza. Alí no podía con la incredulidad.
—¿Ballet? ¿El ballet que bailan en esas escuelas de prestigio y renombre, rusas? No pareces ser tan lechugina y pija, ¡ahora entiendo por qué no pareces de aquí, y aun así a la vez pareciese como si pertenecieses! — Odette rió y le revolvió el cabello.
—¿Verdad que no? Tú tienes mucho talento, deberías buscar una escuela lo suficientemente decente para lucir como mereces.
—O mejor sigo como lo he estado haciendo todo este tiempo. Querida Cenicienta, mejor súbete a la carroza y como madrina, te recomiendo con mucho empeño que salgas del baile antes de medianoche, que si permaneces en él un momento más, la carroza volverá a convertirse en calabaza, los caballos en ratones, los lacayos en lagartos y sus hermosos vestidos tomarán la primitiva forma que tenían. ¡Vamos a divertirnos!


Quasimodo & Esmeralda
Él sin querer rozó su mano y lo comprendió. Las cosas en su interior comenzaron a cambiar, sintió algo parecido a las... "¿mariposas?" las cuales jamás conoció, más que por libros. Ella parecía sonreírle sin notar que él estaba cada vez más entregado a su cariño. Si ella quería pisotearlo, él se dejaría... pero alcanzaría a luchar, lo que fuera, aunque sea poco por su cariño.

—¿Buscas algún prototipo de chico en especial?
—No mucho—había sonreído tiernamente, estaba seguro que así lucía cuando era pequeña—honestidad y que me respete. ¿Podría pedir algo más?
—Que te ame como mereces. Que te haga reír, que te de todo lo que necesites, protección, cuidados, caricias, momentos únicos.

Ella instintivamente se imaginó a Fidel en sus citas... pero él sólo repitió lo que pasaba cada noche por su mente con ella.


Tatiana & Andrey
—¿A caso no lo entiendes? ¡Están desplazándote, intentaron deshacerse de ti, y no lo lograron! Pero en esta estocada, no pueden fallar. Tienes que tomar el control del imperio que te corresponde, a ti. Antes de que te dominen,  Tat. —  Andrey apretó la mano de la duquesa, sentándose a su lado y, sintiendo al instante, la calidez de su abrigo.
—No…no puedo— Y, Tatiana, contestándole, se levantó, sintiendo como el contacto le agobiaba, de alguna manera, como presintiendo que algo oscuro, algo se escondía en aquel mar negro con apariencia a pasividad, que estaba luchando por resurgir de las profundidades. —Si mi hermana de verdad está viva, y es aquella que protege Dimitri como hueso a su perro, a toda costa, no puedo permitir que la maten.  Es mi hermana, Andrey y mi sangre.
—La recompensa de los grandes hombres es que, mucho tiempo después de su muerte no se tiene la entera seguridad de que hayan muerto. Tatiana, lo más seguro es que sea sólo una imitadora más. Hace años que no ves a Anastasia, ¿cómo podías recordarla? Eliminarás a una simple imitadora,  será una menos que violará la memoria de tu hermana, la gran duquesa.
—No lo sé…
—Tatiana, gobernemos juntos.
—¡No lo haré! — Exclamó.
—¿Esto es por él, no? ¡Por Dimitri!

Y, pese a complementarse tan bien, ambos miraban a direcciones distintas. Sin embargo, nadie tiene dominio sobre el amor, pero el amor domina todas las cosas. Andrey le recordaba a Tatiana constantemente que, el dolor es el alimento esencial del amor; cualquier amor que no se haya nutrido de un poco de dolor puro, muere


Belle & Nicolás
Nicolás llevaba toda su vida viviendo en aquel lugar, una nueva presencia le pareció curiosa más como siempre se limitaba a cumplir con todas las actividades que le eran requeridas. Esa vez después de un duró razonamiento que iba por mucho en contra de su voluntad Nicolás tocó la puerta de la nueva y reluciente habitación de Belle, debía llevar ciertos utensilios perfectamente empacados en cajas con moños de color rojo para la nueva habitante del palacio; anunció su presencia y solo entró cuando ella asintió apenas con la cabeza, acomodó todo su lugar correspondiente y comenzó a caminar cuando el silencio que tenía empalmada a la chica se rompió.
—Espera un momento—ella lo llamo tímidamente con el fin de que no acabara de cruzar esa puerta.
— ¿Necesita algo más señorita? —Nicolás miró como enseguida Belle se llevaba el dedo índice cerca de los labios para después recorrerse en la gran cama para dejar un espacio y palmear suavemente los edredones. — ¿Podría quedarse unos momentos? ¿Por Favor?
Nicolás accedió quedarse con Belle, los dos en silencio, compartiendo algo que seguramente no había forma de explicar. Después de ese día Nicolás se volvió para Belle su pañuelo de lágrimas, la única persona con la que se sentía a gusto, a quién podía contarle todo pues compartían gustos generales ¿Belle para Nicolás?...Comenzó a ser lo mismo y tal vez un poco más.



verdaderas


Tiana, Ralphie & Charlotte
Era en la secundaria, cuando la presidenta de la escuela, Tiana, debía dejar su poder en manos de algún alumno que pasaría a su último año, tal como ella ahora estaba cursando. Para ello, tenía que programar y organizar la mejor fiesta que la destacara y la hiciera salir como toda una triunfadora. Jamás se rendía, y esta no iba a ser la ocasión. Su mejor amiga, Charlotte, estuvo ahí durante todo su proceso y la ayudó día y noche a hacer todos los preparativos de la fiesta.

Llegada la última semana, quedando sólo cinco días para la gran celebración y el fin del año escolar, fueron en busca de las grandes decoraciones, se encontraron con todos los preparativos rayados y quemados, en un acto de vandalismo.
Consternadas, todos se negaron a ayudar, porque eran tiempos de exámenes para los ingresos a las universidades. Estaban solas y casi rendidas, pues todo lo que hicieron en un mes, sería imposible volverlo a tener en cinco días.

Milagrosamente, un joven amable, fue cosniente de ello, y le pidió a la riqueza de sus padres, para componer la fiesta, comprando lo último en ornamentación.
Ralphie, estuvo trabajando con ellas sin descanso, y se celebró una fiesta totalmente inolvidable en la escuela.
— Es imposible pagarte... ¿cómo hacerlo Ralphie?
— No hace falta, yo sólo quise ayudarles. Gracias a ti Tiana, por aceptar mi ayuda.
—Gracias por actuar mejor, que cualquier de nuestros otros amigos.—agregó con su suave voz, la pequeña Charlotte.


Ariel, Belle, Rapunzel & Cenicienta
¿Cómo algo podría juntar personalidades tan dispersas en un solo lugar, sin insultar a las leyes de la naturaleza, sobre las cuales el aceite y el agua simplemente no se mezclan? La respuesta es, amistad...sumado a una serie de circunstancias inevitables, llamémosle accidentes, casualidades o en el mejor de los casos, destino.
Eric visitaba a Adam, uno de sus mejores amigos. Pero, Eric no había logrado llegar hasta el palacio solo, sino de mano de cierta pelirroja, más por cortesía forzosa que por gusto propio. Ahí, Ariel conoció a Belle y le pareció curiosa, sus maneras tajantes y aquella mirada altiva, la soledad que acunaban sus orbes castaños y ella completa, vestida por poco, en oro, mas aquel oro, no brillaba tan espléndidamente que lo que brillaba su cara al sonreír.
Belle, efectivamente, era una parte de todo aquello. Mas no la parte completa. Ariel, quien veía a través de las personas y cuya benevolencia alcanzaba hasta a los sujetos más inesperados...también se encontró con Cinderella, le pareció una moza de lo más humilde, y digna de ser observada, le pareció una chica escurridiza...la que huye después de haber abandonado su zapatilla de cristal. En ese entonces, Cinderella trabajaba en el palacio de Adam y no entendía el francés, y a Ariel no podía lucirle menos que tierna la manera en la que la joven mudamente asentía, pese a que al príncipe comenzase a resultarle molesto.
Después, estaba Rapunzel, que esa misma tarde, había trepado por una ventana al lado de Eugene, con la pinta poco peor que la de una méndiga. Algún rastro de tierra era visible en las mejillas, probablemente pálidas del frío y en su largo cabello, yacían restos de rama y lodo. Belle atinó a traerles, tanto a Eugene como a Rapunzel, prendas limpias.

Y de este modo, todo se abultó en una situación tan inverosímil como ridícula. No obstante, todas aquellas chicas estaban rotas casi de la misma manera, la forma en la que una carecía de lo que la otra abundaba era el método fabuloso para complementarse como el león a su hábitat natural, y aún mejor, resaltar como el rey de todos.



Última edición por Hada Madrina el Dom Dic 22, 2013 10:31 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: ★. a whole new world 「relaciones canon」

Mensaje por Hada Madrina el Dom Dic 22, 2013 10:12 pm


amor y unidad


Pocahontas & John
—¿Me prometes que vas a volver?—la chica se aferró de su chaqueta y le obligó a que la mirara a los ojos. Estaba impaciente, angustiada y se sentía terrible de dejar ir a ese sentimiento desconocido y fantástico que pudo conocer a su lado.
—¿Crees que en serio te voy a fallar? Pocahontas...—besó sus labios, su frente, su mejilla de manera tan tierna, que a la chica se le iba la vida en sentirse tan plena—estaré aquí, lo más pronto que se me pueda.Confía en mí.

Había nacido bajo la novedad de lo desconocido y ese emotivo encuentro de sus "hilos rojos" o "almas gemelas". No sabían desde el momento en que se conocieron, en cómo vivir uno sin el otro. En cómo avanzar ya, sin su pareja no estaba con ellos. Habían creado un lazo tan íntimo, que muchos lo envidiaban e incluso conscientes no se dejarían derrumbar tan fácil. O al menos, ambos... lo intentarían.


Victoria & Víctor
Fue de compromiso que terminaron juntos, pero claramente cada uno era lo que el otro buscaba y se complementaban. Llegaron a parecer perfectos ante los demás, como nacidos solamente para terminar juntos. Ella podía ayudarle incluso y él, la haría feliz y sería en quien lograría emplear todos sus estudios como "mujer" de alguien.
Por primera vez confiaban en que no habrían errores más allá de los que pasa cualquier pareja normal en la sociedad, pero a pesar de quererse mutuamente y estar "juntos", uno cometió un error y eso destrozará tarde o temprano a la ilusa soñadora.

—¿Por qué?—se oía tan lejana, tan vaga... tan herida que conmovió al chico y negó con la cabeza.
—Me encantaría darte una razón, pero lo único que puedo pensar es que no te merezco, Victoria.—suspiró pesado. ¿Podría perdonarle este percance, para intentarlo una última vez? Víctor cerro sus ojos, él no quería perder a su Victoria.



unilateral


Belle & Gastón
¿Tú? —Belle señaló a Gastón cuando lo vio rondando los jardines de Versalles. — ¿Qué haces aquí? ¡Vete antes de que comience a gritar y vengan a sacarte—Gastón le tapó la boca con una mano y se la llevó de una forma muy ágil hasta un lugar cerca de la fuente principal en donde había un punto muerto para todos.
—Guarda silencio Belle…sigues tan bonita como siempre—la miró por tanto tiempo que logró incomodarla pero la chica no se inmutó. —Tú padre me contó todo, yo puedo sacarte de aquí, te lo prometo, solo debes hacer una cosa.
La propuesta le pareció ligeramente tentadora a Belle pero sabía que no debía de fiarse de Gastón. —¿Qué es eso—la miró esperando cualquier momento para escapar de aquella situación.
—Que te cases conmigo—la castaña soltó la carcajada, Gastón se enfadó pero pudo contener la furia.
—¿Cómo crees que yo me casaría contigo? Tus ideas y las mías están lejos de ser compatibles, de la única forma en la que te veo es como un conocido, solo eso así que prefiero quedarme y morir aquí en esta jaula de oro—los pasos dignos de Belle se escucharon por entre el piso.
¿En serio era que no se quería casar con él por orgullo o porque comenzaba a tener sentimientos por Adam? Sentimientos que jamás tendría por Gastón


Adam & Aphodrite
Adam apartó a Aphrodite tan rápido como alcanzó a reaccionar. —Detente. — Pero no le miró a los ojos, y aquella fue menos que una orden pétrea. Algo dentro de sí mismo sabía que, aunque la duquesa de Polignac era, probablemente el deseo de cualquier hombre, no era el suyo. Cualquier hombre, menos él.  Se conocían desde una época feliz en la que sus padres vivían, las cosas eran sencillas en realidad, practicaban arquería y la pequeña duquesa hablaba incansablemente mientras él intentaba  concentrarse en la tarea en sí. Decía que se casaría con él, pero al paso del tiempo, las cosas se tornaron un poco más diferentes. Les impidieron convivir, pensando que, pasar tanto tiempo juntos en la pubertad y casi como hermanos, les prohibiría de después ser capaces de verse el uno al otro como hombre y mujer.

—¿Siempre tienes tan mal genio o esto cambiará una vez que caigas en la realidad de que esto no es parte de un elaborado plan para meterme en tus pantalones  y jugar con tu título en la realeza?

Y Adam no respondió nada. Se quedó callado  y siguió caminando hacia la puerta de la habitación. Tocó la perilla de oro y antes de que pudiese girarla, Aphrodite le confesó:

—No quiero acostarme contigo, Adam. Me gustas demasiado.

Pero cosas así, eran totalmente dudosas, al menos para el Borbón.


Gothel & Eugene
Todo había comenzado por la simple misión de tomar todo el poder de su familia en sus manos. De alcanzar a conquistar a su padre y poder salir de su tremendo rencor hacia la sociedad. Pero no contó con un pequeño desvío en su plan. Con un jovencito algo peculiar, por el que dedicó varias horas de la semana, sólo para quedarse a solas con él y "enseñarle", por lo que le pagaban. Eugene solía ser siempre divertido y algo agradable con las personas nuevas, quizá algo obstinado y alborotado. No conocía muchos límites y el peligro a Gothel le encantaba. De momento creyó que sería mucho más fácil atrapar al menor, antes que a su padre que parecía muy enamorado aún e incapaz de olvidar a la fallecida esposa. Pero se dio cuenta que el juego que antes usaba con Eugene, se estaba convirtiendo en una excelente sensación.

—¡He terminado, Miss!—el joven Eugene agitaba las hojas con ejercicios en alto.—¿Hemos terminado por hoy?
—Con la lección, sí. —camino hacia él, sentándose muy cerca, casi rozando las cabezas—ahora, creo que tenemos asuntos pendientes.
—¿A-asuntos qué?
—Pendientes... ¿no te apetecería invitar a tu profesora a beber un café?
—Usted sabe que puede pedir lo que quiera, se lo ha dicho mi padre.—frunció el ceño algo nervioso
—Pues si así es...—le sonrió—me apetece un café, a solas... contigo.


Eric & Vanessa
Desde el primer momento que lo vio, supo que debía conocer a la arrogancia en persona, en el abrigo burberry y la piel maté tostada, reluciendo con aquel sol matutino, repleto de luz pero en una atmósfera frívola, áspera, como él.
El amor con Eric era una especie de metáfora de niño malcriado, castigado por sus diabluras. Aun sancionado y corregido, al niño se le llevaba los domingos al parque, como ritual. Y entonces el niño aprendió que el amor no es amor siempre, y el amor sufre y sangra como todo lo demás.

Sin embargo, Eric nunca pareció corresponder, y el amor de Vanessa no sólo era sufridor sino cruento, peligroso y además, unilateral. Pero Vanessa ya se preparaba para sus planes de seducción.


Pocahontas & Johna
Al principio creyó que la fascinante chica que era descrita en los narraciones de John Smith, era sólo eso. Narraciones, figuras y recursos literarios que hicieron que todos se enamoraran de ella. Que la belleza que describía su empleado, era un intento de atraer más gente a la novela y que quisieran mucho más a la principal, a Pocahontas.
Pero se equivocó, pues a penas pidió conocer a la mismísima protagonista en persona, quedó enamorado de la belleza natural de la chica. No era tan estúpido como para no darse cuenta que en ese viaje, Smith y la chica se hicieron demasiado cercanos. Y no alcanzó a soportar que ella no se fijara en él.

—Creo que soy el que mejor para mostrarte el nuevo mundo, pequeña... —le dio un abrazo demasiado fraternal y cercano, que a la chica le incomodó—¿me puedes decir tu nombre completo o cómo quieres que te llame?
—Pocahontas Niambueme Quespal.
—Bien. ¿Te gustaría dar un paseo conmigo?
—Pero John... ¿no nos puede acompañar? me ha dicho, que me espera.
—Esperará, esperará.—tomó su mano para llevarla a la salida—él sabe que estás en buenas manos.

¿Qué era lo que John le había advertido a cerca de Rolfe? ¿Qué era "demasiado amable"? ¿Qué tenía eso de malo?. Lo olvidó. Pues había un mundo hermoso por conocer, y se distraía demasiado con los detalles que Johna le mostraba.



Philip & Minna
— La sociedad se ha empeñado en hacer daño a las personas que se quiere y...—
—Entonces deja de hacerme sufrir Philip—
— ¿De qué estás hablando Minna?
—Sabes muy bien de que estoy hablando, sabes lo que siento por ti y que no puedo verte sin sentirme enamorada—
—Minna te lo he dicho siempre, lo has sabido desde que éramos niños, no te ´puedo ver como mujer—
— ¿Por qué? ¿Por qué a ella si la ves así? No puedo creer que la prefieras sobre de mi—

Minna se levantó y fue a llorar al baño de la escuela, después se limpió las lágrimas frente al espejo. Desde muy niña estaba enamorada de Philip pero no se había ganado su corazón, el de él estaba en otro lado, con otra chica, con una chica rubia.



prohibidos


Derek & Odile
—¿Y usted, señorita Odile?¿Qué piensa? Siempre es tan callada que asusta, pero admitámoslo, hay personas silenciosas que son mucho más interesantes que los mejores oradores. Algo me dice que usted tiene una mente ruidosa.— Aquello tomó por sorpresa a la pelinegra. Y, su madrastra de la impresión, dejó chocar fuertemente la tasa sobre el pequeño platito. Todos quedaron en silencio, de que el príncipe posara siquiera, pizca de atención, en la que peor portaba refinamiento de todos. A la que consideraban sin educación. Aquella tarde, todos tomaban en la terraza al aire libre, y una pequeña ventisca le revolvió el modelo de vestdio blanco Giambattista Valli.
—Diógenes de Sínope decía que, callando es como se prende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar.— La mueca de pasmo era evidente en los presentes.Si aquella chica apenas tenía más rango que una criada, poco se le esperaba verle hablando de filósofos griegos.
La madrastra rió nerviosa: —Odile, es hora de que vayas y te ocupes de tus...responsabilidades, ¿no crees?— Le sentenció, en un tono de voz más grave. —No se te necesita aquí, y tampoco a Diógenes de Sínope, ¿por qué mejor no vas y nos preparas más Lemon Mint?— Aquello le causó gracia a todos, excepto al príncipe, que sólo parpadeó con confusión. Odile atinó a salir casi corriendo de ahí, —Le ruego la disculpe, esta muchachita no ha aprendido aún su lugar, y espero, pueda perdonarla porque definitivamente a esta casa no pertenece— Agregó después la mujer, entrando casi en sus cuarenta y cinco años. —Pero...ella es Odette, el orgullo de nuestra familia.

Odile sólo lloró detrás de la puerta de la cocina, y se hizo un pequeño ovillo.


Esmeralda & Fidel
—¡Vamos Fidel! ¿En serio crees que podrías vivir tranquilamente una relación con una de estas mujerzuelas de la calle?
—¡Estúpido! no es una mujerzuela
—Trabaja en la calle
—Ella, no es como las demás... es diferente. Hay algo de magia en su mirada—y sin querer su voz bajó. Se vio abrazándola con dulzura, haciendola reír mientras se veían a escondidas. Le traía flores y en su cara la sonrisa se le iluminaba... él ya no podía reconocer nada mejor en la vida, no antes de Esmeralda. Ella se había convertido extrañamente en su todo.


Aurora & Philip
— ¿Quieres sentarte con nosotros? —Philip se acercó para buscar la mirada de la chica que enseguida adoptó una conducta evasiva, giró el cuerpo y él atisbo pena en la mirada que se asomaba por las pestañas.
—No, gracias aquí estoy bien—Philip jamás había sentido eso de ser rechazado, se quedó observándola en silencio por unos cuantos minutos antes de admitir su derrota en silencio y caminar de regreso a su asiento.
Philip a sabiendas de que Aurora era una alumna con beca seguía tratando de ser amable con ella e integrarla a su grupo de amigos más la chica era consistente en sus negativas; los regalos como chocolates, rosas y peluches desfilaban como un río inmenso, no había día en que Aurora no recibiera algo, por muy pequeño que fuera siempre existía algo. Aurora comenzó a cambiar por dentro o más bien…Philip la cambió pero en un lugar así, donde ella no parecía pertenecer no había de otra más que tragarse todo.

— ¿No me vas a creer que soy sincero? —
—Te creo, lo siento pero esta sinceridad podría convertir a alguien tranquilo en un monstruo—


Snow & Tristán
¡Debía matarla! ¡Debía matarla! Debía tomar odio o rencor de la nada y matarla pero no lo hizo. La dejó vivir y desobedeció ordenes de quién lo había contratado no solo poniendo en riesgo a la renacida Snow si no a él mismo por igual pero no le importaba, dejó de importarle la primera ocasión en que la vio dormida y abrazando una de sus chaquetas para terminar con su frío. Le pareció el ser más bello de toda la tierra ¿Pero quién lo iba a creer? Un asesino despiadado, que no le importaba quitar vidas sin tentarse el corazón pues el trabajo es trabajo y recibía una excelente paga ahora teniendo sentimientos que no eran naturales en él y que él pensaba solo podían tenerlos los personajes de esa películas de amor. Trató por todos los medios por eliminarla, para dejar de sentir peor resultaba que ella sentía lo mismo, de la misma forma y magnitud…Entonces ya no importaba nadie más que ellos dos por mucho que estuviera mal y fuera poco digno.




platonicos


Rapunzel & Eugene
El joven Eugene estaba acostumbrado a entrar en la vida de las personas de maneras bastante peculiares y poco comunes.
Con la joven y misteriosa Rapunzel, no fue la excepción.
—Estoy aterrorizada.
—¿Por qué? —cada día que pasaba y que la conocía un poquito más, se daba cuenta que con ella actuaba de manera más dulce.
—He estado mirando por la ventana por dieciocho años. Soñando con lo que se sentiría estar en el exterior ¿Y si no es todo lo que siempre soñé?
—pues... tienes la oportunidad de ir a buscar un nuevo sueño, cuando acabas uno.

Interiormente, Eugene dejó atrás toda su vida de chico rudo en busca de nuevas aventuras, para quedarse en silencio y pensar en Rapunzel. Se había encantado de su inocencia y le parecía especial. No sabía por qué, pero quería fervientemente estar con ella para siempre. Cuidándola de todos los que se aprovechaban de su amabilidad y conquistándola con pequeñas maravillas.
Ella entonces se sentía abatida, no quería que el tiempo pasara rápido, no quería morir. Encontró tantas razones para amar el exterior, las personas, que no podía creer cómo la felicidad se le escapaba tan rápido. Sin siquiera haberle agradecido Eugene, por toda la felicidad que experimentó, gracias a él.


Pascal & Odile
Odile arrugó de manera casi imperceptible, la textura del papel entre sus dedos. Escuchó a su hermana Odette cerrar la puerta del baño del hotel. Acababan de llegar a Austria hace poco y por lo que sabía, no eran las únicas; el príncipe Derek, por asuntos meramente diplomáticos estaría pasando tres noches en la capital, Viena, en una de las cuantiosas propiedades que la corona poseía. El príncipe Derek, en alguna ocasión, les había ofrecido la dirección del sitio no sólo a ambas hermanas, sino a la familia Macchiavello en general, debido a la cercanía.

A trazos delicados, sobre la carta denotaba:
Remitente:
"Ahora mismo, mis sentimientos me apenan. En definitiva, no debería estar escribiendo esto...no nos hemos conocido adecuadamente y en el mejor de los casos, hay otros asuntos de por medio, que, sugiero, prefiramos hablar en persona.
Me castigo con la voz interna de mi pensar, de decir palabras que de mi boca nunca escaparán, de desear pensamientos que nunca se podrán, de querer esa persona sin poderla besar, de imaginar tristezas que no sabemos si pasarán, de quererte tan cerca pero no ser capaz, de dar una respuesta a este bárbaro esperar, utilizando frases como ésta para poder escapar del laberinto de mi mente del que no puedo escapar, simple y llanamente porque no quiero y no puedo olvidar ese amor tan grande que en ti no puedo depositar...

El querer sin esperanzas,
es el arte de querer,
yo te quiero y nada espero,
fíjate si te querré.

Con cariño, Odile Macchiavello.

Y con esto, cerraba la carta.  Incapaz de darle la cara al príncipe Derek, le envió una carta. Inocente, infantil, sí. No tardó apenas un par de días para recibir respuesta.

Destinatario:

Hola.
Haré lo que temes pero no seré predecible.
Esta noche estoy gritando a las estrellas, creo que me deben un favor, no importa dónde tú estés, te seguiré esperando.
P.D: Cuando el conflicto comienza en tu interior significa que lo que deseas vale la pena.Te veo en el prater, jueves, a las cinco de la tarde.
Con cariño: Ehm...supongo ya sabes quién.

Odile se sonrojó, nada más terminar leer. Y el siguiente día, había estado plantada a tiempo en el sitio de encuentro.Mas no se encontró jamás a Derek, en su lugar, había un rubio, ligeramente más bajo que su estimado príncipe Derek. ¡No tenía su  maldito sensual acento rumano, sino uno alemán, austriaco!
—Tú no me contestaste la carta.
—Sí lo hice—, replicó Pascal.
—¡No es cierto!
—¿Por qué no le preguntas al tal "Derek", ya que fue a él a quién estuviste escribiéndole? Mira, sé que estás enamorada, pero lo que le escribiste era.. daba la sensación de que no debías y que no es para ti.
—¿Qué…? ¿Por qué dices que estoy enamorada de él?
—Tengo tu pequeña… uh… Confesión.— Pascal sacó de su bolsillo el gastado pedazo de papel, y justo cuando Odile se estiró a cogerlo, lo levantó en lo alto.
—Pero...pero...¡la envié a su domicilio!
—Ese era la dirección de mi domicilio, cariño.
—Esa carta no era para ti, cabeza de estopa.
—Mmm, seguro, pero estaba en mi buzón. Cualquier cosa que encuentre accidentalmente en mis manos es mío, Odile. Eso te incluye a ti.

Mulán & Jin
—¿Sabías que eres una chica demasiado... tonta?
—¡Ah! ¿y tú un niño sin respeto?—le pequeña Mulán saltó sobre un charquito de agua, para mojar el impecable uniforme de su enemigo de la infancia, Shang Jin.
—¡¿Qué crees que haces?!—desesperado salió corriendo antes de que su uniforme de escuela, luciera peor. Sabía que al llegar a casa, su mamá le regañaría.
—¡Eso es para enseñarte que a las niñas valientes como yo, no se les dice tontas!—sonrió satisfecha, corriendo feliz para llegar a cenar a su casa. Mientras que el pequeño Shang Jin, aún húmedo, sentía una agradable sensación en el pecho. Su filosofía era que, si él no fuera tan importante para Mulán, no le daría tanta atención.

—¡Pero claro! ¡Ella está enamorada de mí!

Y bueno... parece que no estaba tan equivocado. Pero él parecía tan terco, tan serio. Tan inalcanzable, para la siempre presente y sencilla Mulán.


Ralphie & Charlotte
Cuando conoció a Tiana, creyó que había conocido a la chica más agradable del mundo. Y que con ella, a su lado como su amiga, no necesitaba grandes cosas.
Pero se equivocó.
A penas supo de la existencia de la mejor amiga de Tiana, entonces supo que sí le faltaba algo a su vida. Que no había una chica más perfecta que Charlotte y que sin duda, jamás de los jamases, él podría tenerla.
Su naturaleza amable y algo tímida le impedía declararse a medida que pasaba el tiempo. Pero ella se mantenía ahí, a su lado. Compartían instantes de ensueños pero Ralphie no tenía la confianza para decirle lo que sentía cada vez que ella le sonreía o le cantaba tiernamente.

Por otro lado, Charlotte se sintió confundida. Porque ella siempre creyó Ralphie se daría cuenta de los sentimientos que ella sentía por él. Sólo que esperaba que él se declarara.
Sin duda, tenía que dejar esa ilusión atrás para ayudar a su mejor amiga. Pero ¿a cuánto estaba dispuesta soportar?


Alí & Jasmine
El diamante en bruto y la flor del desierto. Ambas pieles tan exóticas y bañadas en el sol, resultaban igualmente compatibles, y el mismo vigor que les caracerizaba, hacía a Alí un peleador, un defensor de los débiles. Y a Jasmine, la princesa más tozuda de todas, pero también, la más rara, la que crece en la devastación y que florece mejor en la adversidad. Nada más conocerse, encajaron como si chocaran dos estrellas de neutrones. Ambas miradas observaban las mismas estrellas, y veían cosas tan distintas.
Jasmine observó a Alí, y rió con ganas, cuando lo vio intentando impresionarla. Y se puso la mano sobre la boca,como si estuviese enfadada consigo misma por olvidar su tristeza. Esa noche conoció la parte más humilde de Arabia,  pero él era su héroe romántico, y ella su sueño viviente. Tras despedirse, se volvieron a reencontrar, pero en circunstancias diferentes.

—Me parece increíble que tenga que recordártelo a ti. Que no soy objeto que ganar, o perder...
—No quería decírtelo. Odio mi situación actual, se vive mejor en el anonimato...sin tantas riquezas y sin...tú ya sabes, la vida ostentosa— Soltó Alí, entre un tono que no supo cómo, se volcó de arrogancia y una constante culpabilidad se internaba en él, con la certeza de que no debía estar mintiendo ahí, a ella.
—¡Alí!, ¿has perdido la cabeza? No olvidaste decirme que tenías "una pequeña fortuna", ¡olvidaste decirme que eras nieto del dueño de una gran parte de Arabia, del dueño de la compañía petrolera más grande del mundo! No es un detalle que se pase desapercibido.

Y de esta forma, a Alí se lo comían los nervios y la conciencia.Sólo quería marcharme silenciosamente por la puerta de atrás, sin discusiones ni secuelas, sabiendo que era libre de amar a Jasmine, una rata como él  abrazando la posibilidad de siquiera tenerla.




comprometidos


Odette & Derek
—Derek— Odette le habló, conciso y claro. Sin la lisonja de siempre, la cortesía o la extrema etiqueta que a los de su clase se les otorgaba por haber nacido con una disposición a la corona, que la mayoría no.
Derek se giró a verla, sin sentirse conmocionado al respecto y le dirigió una expresión de pleno entendimiento, que sugería, debía llamarlo así más a seguido. Con familiaridad, con cercanía. Porque él estaba tan cercano a ella como ella de él.
—¿Tú quieres comprometerte? — Derek se limitó a observarla con interrogación —…me refiero, ¿quieres que nos casemos?  Si no es así yo…
—No somos perfectos, pero somos capaces de concebir lo que es la perfección. La acción es preferible a la inacción y el compromiso con la vida es preferible a la indiferencia apática—Odette no recibió más que aquello, que era en sí, menos de lo que buscaba…pero que le apelaba a cierta seguridad que Derek tenía y estaba a la soltura de casarse con ella, pese a que esto involucraba indirectamente una simple obligación.

Después de todo. Odette era bella, una bailarina clásica con un estupendo y diestro gusto en el arte, seguramente, una madre adorable y con una armonía que acompasaba su vida. Un potencial de esposa. Y si no la amaba ya, podría amarla en un futuro.


Victor & Emily
—¡Fondo, fondo...fondo!— Aquello se volvía en un mantra que resonaba al interior de su cabeza. Cuando se levantaron,no reconocían el vahído en su estómago, los ojos que les ardían ni la habitación que les daba incesantes vueltas. Cuando abrieron sus ojos en par, Emily se observó casi como Dios la había traído al mundo, se giró, y entonces lo vio a el como Dios lo había traído al mundo. Ah sí, y después a la cabra que se estaba comiendo a pedazos la sabana. Se enredó la sabana blanca encima y pateó a Victor hasta tirarlo. Victor rodó hasta caer encima de un maletín, que se abrió para revelar fajos de billetes.
—¿Vic...Victoria?— Victor le llamó como con sopor. Emily lo observó incrédula. Ambos se miraron con detenimiento, como analizando la situación, antes de gritar al unísono.  Emily le tiró una lámpara, que lo dejó inconsciente. Tropezó con las botellas de whisky, casi vacías y ahí, en la pequeña mesita del centro, había montones de brownies. Tomó uno, pensando que su estómago lo podría sostener.

Cuando Victor volvió a despertar, observó a Emily en una especie de trance, parecía totalmente drogada...¿y qué demonios? ¿Estaba intentando lanzarse por el balcón?¿Con sus pantalones? ¿Sus malditos pantalones Armani?
—¡Oye tú, cómo te llames, regresa aquí con mis pantalones!— Alzó la mano para detenerle, cuando se dio cuenta que, en su mano yacía un pequeño anillo "de compromiso" de dulce.Torció la mirada y, tras regresar a Emily al interior y encargarse de asfixiar sus instintos suicidas, encontró un montón de papeles...el primero se titulaba "Acta de matrimonio". Lo observó con horror. Victor Van Dort, previamente comprometido, absurdo, acompañado de una cabra y una loca más loca que la cabra en sí, estaba casado. Con la loca. Casado. Sin su adorada Victoria. Y en Las Vegas.
El matrimonio es una barca que lleva a dos personas por un mar tormentoso; si uno de los dos hace algún movimiento brusco, la barca se hunde...¿qué pasa cuándo los dos tienen la habilidad viva de dos elefantes salvajes, podrán salir sin ahogarse?


Eric & Ariel
—Oye, chica nueva, ¿tú no eres de por aquí, cierto? — El chico rápidamente llamó la atención de Ariel, quien despistadamente observaba las olas chocar contra los muelles del puerto, a lo lejos. Ariel, como muda, no supo qué decir…ni siquiera en un simple episodio de cordialidad. Ariel, en el mejor de los casos, se sentía como un pez fuera del agua. —¿Tu nombre?
—Ariel…¿y el tuyo? — Preguntó sin poder ocultar su genuina curiosidad.
—Eduard. — El otro contestó con simpleza, observando cómo la mirada de la contraria se dirigía automáticamente hacia Eric, que se encontraba unos metros adelante, bromeando con algunos de sus amigos. —Ah. Ni lo pienses, ¿sabes cuántas  chicas humilladas he llevado después de que pasaran unas cuantas horas a solas con él en alguna fiesta? Te dañará, Ariel.

Ariel devolvió la vista hacia Eduard, intentando decir algo: —¿Yo? ¿Q-qué? Pero si yo no…
—Escucha. Eres la chica más linda que he visto por aquí, pero tú y él…no… con sólo verte, sé que ambos son de mundos muy diferentes— Eduard, por inercia, pasó un brazo por el cuello de Ariel. Y aquello no pasó desapercibido para Eric, quien miraba disimuladamente por el rabillo del ojo  —Mejor, tú y yo vayamos a tomar una copa y a distraernos de esta fiesta de pijos.

Pero antes de que pasase algo más, Eric se les plantó en frente. Eduard ofreció una sonrisa hipócrita y a Ariel una oleada de nerviosismo le hizo temblar instantáneamente.
—Eric, ¿ya conoces a “Ari”?
—No la llames así.
Entonces Ariel atinó a liberarse del agarre de Eduard, quien soltó una pequeña risa para después acotar: —Vas a ser como las demás. No, aún mejor, un reto. No se te olvide que, su alteza, tiene una capacidad de atención propia de un niño pequeño. No pienses que de verdad le interesas porque terminarás mal.
—Te he dejado hablar, pero me has agotado la paciencia ya— Eric dijo tajante, poniéndose frente a Ariel y encarando a Eduard. Ambos estaban enfrentándose, a una cercanía que sus narices casi se tocaban. Eduard trató de mirar a Ariel, pero Eric sólo lo impidió
—Que no la mires. Mírame a mí— Eric soltó, en un tono de voz  más grave que anteriormente. —Como se te ocurra por lo menos respirar en su dirección, me aseguraré de que llegues cojeando al hospital.

Definitivamente, con la llegada de Ariel, comenzaron a ocurrir cosas extrañas, que no tardaron en repercutir en Eric. Le fastidiaba la familiaridad que le brindaba, y el cabello rojo brillante, pero sobre todo, detestaba la germinación de esos nuevos sentimientos que apenas sabía qué significaban, tras no haberlos poseído antes.


Jasmine & Jafar
—Tú eres mía. Las cosas, sencillas serán, si simplemente te limitas a la abnegación. No hagas las cosas difíciles para mí, ni para tu enfermo padre. Confórmate a ser la reina que tu pueblo espera y clama.— La mirada de Jafar se clavaba en ella como la de una serpiente insidiando en su ratón de condumio. Ella levantó la mirada con indignación.
—No soy objeto por poseer. Por la vergüenza reconozco que soy el objeto que el otro mira y juzga... pero no te olvides Jafar, volcaré todo para terminar con este compromiso.— Un orgullo inquebrantable, ¿quién esperaría que fuese lo que más le gustase al potentado hombre aquel?
—No tengas tanta confianza, no te quedes estancada. Esto es lo que pasa cuando una fuerza imparable choca con un objeto inamovible.— Y Jafar la besó. Con vigor, con animadversión y quién sabe qué jugo de sentimientos más.

Belle & Adam
¡No quiero! ¡Suéltenme! ¡Papá ayúdame! —Belle no tuvo mucho tiempo para dedicarle a su padre más palabras antes de ser llevada al príncipe de Francia.

That's the problem with us. We're too much alike but that's the thing about love.

— ¿No piensas bajar a comer?  ¿Aun cuando le dije que me acompañara?—los empleados del palacio no dijeron nada ante lo que ya sabían eran las negativas de Belle. —Entonces supongo tendré que obligarla.
De ella ya parecía costumbre ser arrastrada y llevada a la fuerzas por todo el castillo, esta vez cooperó ligeramente atreviéndose a caminar no detrás de Adam si no a su lado. Al llegar a la mesa solo lo observaba comer, no probó bocado pero se sobresaltó cuando Adam dejó caer los cubiertos notablemente molesto.
— ¿Vas a comer? —la miró fríamente.
—No tengo hambre, se lo dije a sus sirvientes pero usted me obligó a hacerle compañía entonces eso hago—había algo en sus palabras que siempre incitaban a pelear.
—Entonces no vas a comer en todo el día ¿Qué te parece? ¡Chiquilla malagradecida! Espero que te mueras de hambre—entonces Belle se levantó. —¿A dónde crees que vas?
—Con su permiso Alteza, si no me molesta me voy a morir de hambre a mi habitación—Adam no tuvo las palabras o acciones para retenerla. De alguna forma jamás había tenido en la corte a alguien así y era su principal motivación.
Su pequeña y rebelde plebeya prometida por quién tenía o comenzaba a tener sentimientos extraños.


Yu & Mulán
Jamás creyó que su plan saldría tan mal después de todo. Que por ayudar a su padre y salir a cumplir su sueño de correr, dejaría atrás la remota posibilidad de salir con su enemigo Shang Jin, del cual siempre estuvo enamorada. Todo para que aquel que conocía su secreto, el jefe del escuadrón en el cual ella participaba, la convirtiera en su futura esposa, amenazando con revelar su doble vida.

—Más te vale que le cuentes a tu papi quién será el que estará contigo durante todo lo que tienes de vida.
—No mas espera que se lo diga con cuidado... no sé cómo se lo tomará.
—Pues muy mal, y por ayudarme a acabar con su felicidad, es que te amaré más todavía.—le sonrió irónicamente—bueno, supongo ¿sabes que eso de "amarte" no es más que una frase ara hacer más interesante la conversación. O quizá para que te ilusiones un poquito.

Charlotte & Giussepe
—Todos alardean de lo inteligente que es Tiana. Pero claramente demostraste ser mucho más astuta que ella. Llegaste al lugar correcto, pequeña Charlie.
—Antes, es importante que sepa, que esto lo hago únicamente para ella. Jamás estaría con alguien con un corazón tan negro como usted.

La tomó entre sus brazos y acarició su espalda con suma delicadeza. Ella consternada, no se alejó, pues el sueño de su amiga estaba en juego. Lo que no sabía Charlotte, es que su nuevo marido había preparado todo para que ella se sintiera cómoda con el tiempo. Él era un perfecto seductor y tenía a su favor, que pasaría suficientemente tiempo con ella, y la conocía de pequeña, con todos sus gustos y caprichos.



lazos rotos


Anya, Dimitri & Tatiana
Años atrás, con las mejillas regordetas y midiendo menos del metro cincuenta, eran la palapable resonancia de la risa infantil de críos, repleta de vida y ganas de vivir, dentro del palacio. Pero aquella fijación de Tatiana por Dimitri, su pequeño sirviente, jamás buena sería frente a sus parientes aristócratas.
—Pero qué aburrido eres, ¿todos los plebeyos son así? —  Tatiana le dirigió el diálogo, enfatizando en especial aquella palabra que tanta carga social estibaba.
—No puedes entenderlo. Tú te dedicas a tomar el té por las tardes en un sofá estilo jacobino, forrada en aljófar— Dimitri ni siquiera alcanzaba adecuadamente la pubertad, cuando hacía comentarios tan atinados. Y mientras, Tatiana preguntaba inocentemente por qué Dimitri trabajaba tanto. Sin embargo, alegrándose por su miseria, que si no fuese por la misma, él no estaría ahí para ella, sirviéndole en la taza de porcelana. Dimitri era el primer amor de Tatiana.Solían conversar, mirarse de lejos. Una vez le jaló el cabello a la duquesa.

—¡Dimitri!— Tatiana gritó cuando sintió el liquido caliente recorrer su nívea piel. Dimitri reaccionó tan lento, que se preguntó cuánto tiempo había estado embelesado con Anastasia, la menor de las duquesas, jugando  con un Collie Barbudo, en las áreas verdes. De este modo, el amor de Dimitri por Anastasia era uno repleto de platónico y con mucho de candoroso. Por eso, el día de la matanza de la dinastía Románova, Dimitri fue el primero en correr a Anastasia y salvarla.
Pero cuando los recuerdos se esfuman, los lazos se rompen por encima de la superficie, ¿qué queda además de la sensación de pertenencia a aquella persona, aparentemente desconocida?


Liam & Jac & Freja
¿Y si tú hermana estuviera enamorada de la misma persona que tú? ¿Le rompería el corazón? Jacqueline no dudo en romperle el corazón, las esperanzas y todas las ideas que Freja pudiera pensar. La mayor siempre estuvo segura de que si alguien podía llegar a hacer algo grandioso era ella y no los demás, a quién veía por encima del hombro, en cambio la menor de las hermanas siempre se alimentó de lo que podía pasar una vez que la mayor dejara de someterla de aquella manera. En ese momento entró Liam, el príncipe recién llegado de Suecia.

—Es tan guapo—Freka siempre decía lo incorrecto enfrente de Jacqueline.—
Lo es pero no va a ser para ti, ya quítate esa idea estúpida de la cabeza

Esa ocasión Liam escuchó todo aquello y si al principio solo soportaba a la familia en medida de lo posible, después de eso terminó por no querer nada ni con la madre ni con Jacqueline… ¿Y Freja? Liam siempre fue listo, cuidadoso, supo diferenciar el mal nato de Jac contra las malas decisiones que le hacían tomar a Freja; también sabía que si había un sentimiento puro que esa familia podía tener a él, ese sentimiento venía de la menor a la cual solo podía ver como una hermana y eso aunque difícil de creer lo hacía sentir mal.


Peter & Wendy
— ¡Dijiste que te quedarías conmigo, por eso me hiciste sacarte de tu casa —
—Lo dije ¡Lo dije! Pero no puedo—
—¡Entonces vete ya! No te quiero ver, debí suponerlo de alguien como tú—

Lo que habían sido días de diversión, alguna que otra travesura de inocentes enamorados terminó siendo una pesadilla para Wendy quién después de tenerlo todo pasó a no tener nada. Fue difícil, muy difícil decirle adiós a quién seguramente era su primer amor y regresar de nuevo a ser la señorita ideal. No dejaba de pensar en Peter pero encontrárselo de nuevo, él no lo iba a permitir pues había sido un total desastre su última conversación…ahora, si lo veía, los dos fingían que no eran ellos, fingían que no eran nada.

Tiana & Naveen
—Creo que este es el momento perfecto para que tomes mi mano y finjas ser una jovencita enamorada—le murmuró cerca de su oído, mientras la empujaba con delicadeza hacia el salón de invitados. Los padres de Naveen se acercaron con alegría a recibir a la que sería la esposa de su hijo mayor.
—Debiste avisarme antes que tendría que hacer esto. Me hubiese tomado algo para evitar las náuseas.

Eran una pareja dispareja. Jamás estaba de acuerdo, nunca podían sonreírse sinceramente, cada uno tenía muchas ideas de cómo molestar al otro y se odiaban más, a penas pasara el tiempo.
Para Tiana el negocio fue demasiado importante durante un momento, pero cuando el doctor Facilier llegó a su vida para arruinarle su sueño se vio en la situación de tener que terminar todo con Naveen, porque ya no lo necesitaba.
Ahí fue cuando ambos comenzaron a notar un espacio vacío en sus cuerpos. Sin notarlo antes, cuando tuvieron la oportunidad de amarse como correspondía, no lo aprovecharon. Y ahora, que se habían separado... todo comenzaba a notarse de un extraño color gris.


Última edición por Hada Madrina el Lun Ene 13, 2014 5:07 am, editado 5 veces

Volver arriba Ir abajo

Re: ★. a whole new world 「relaciones canon」

Mensaje por Hada Madrina el Dom Dic 22, 2013 10:12 pm


celos/envidia


Ariel & Vanessa
La vista de Vanessa se tornó en la figura de Ariel, envuelta en aquel vestido satén turquesa que bien relevaba su cabellera, y el maquillaje sutil, que destacaba la boca evocando a frutas rojas. Vanessa, inconscientemente cerró los puños. Pese a que aquel conjunto de diseñador, pálido y la mirada sugiriendo una sensual similitud gatuna, le hacían lucir totalmente bien. Enfocó sus ojos en Ariel y Eric, que discutían de vez en cuando, tomaban posiciones incómodas y después se veían con un extraño brillo en sus ojos, delatando cierto sabor a complicidad.

Eso le molestó de sobremanera, ¿por qué Ariel sí y ella no? Horas después Eric le abordó:
—La envidia se traduce en grandes molestias corporales: palidez lívida, consunción, ojos hundidos, aspecto torvo y degenerado. — Eric bromeó, sin saber que aquella pelinegra de verdad la envidiaba.Mas el mayor castigo que puede imponerse a la envidia es el desprecio. Hacerle caso es permitirle saborear un síntoma de victoria.


Aurora & Minna
El golpe se escuchó por todo lo largo del pasillo. Los estudiantse se detuvieron a ver la cachetada que Minna le había propinado a Aurora y que está en un momento de enojo no se dudó en regresar.
— ¡Idiota! ¿Sabes con quién estás hablando? —
—Tener dinero no te da derecho a esto—
—¿No? ¿No me lo da? Voy a hacer que traigan a tus padres y enfrente de todos me pidas perdón—

Las lágrimas en los ojos de Aurora se hicieron presentes de inmediato, la sonrisa de Minna se ensanchó y camino con seguridad fuera de la escuela sabiendo que Philip la veía. Cumplió su palabra, una reunión se llevó a cabo peor los padres de Aurora no llegaron y es que se dijo que era huérfana y sus tutores no podían venir; Minna comenzó a sospechar y enseguida le contó a su familia acerca de esto, una investigación llena de odio se llevó a cabo. No encontraron nada.¿El odio de Minna será infundado por su llegada o tiene una relación de mucho tiempo atrás?


Adam & Gastón
Lo que había pasado para todos parecía muy tonto pero tanto para Adam como Gastón no lo era, el problema tenía nombre, rostro, una larga melena castaña y unas piernas largas. Belle por supuesto. Gastón se enamoró de Belle de una forma tal vez, poco correcta, rozaba casi con el acoso y justo cuando pensaba hacerla su esposa Adam se la llevó por las malas proclamándola suya desde ese momento y lo que es de Adam no se toca, no se toca ni se mira, ni se hace nada porque es solo de él, ahí fueron los verdaderos problemas.

Gastón de alguna manera se metió en la corte francesa para poder estar cerca de Belle y prometerle liberarla solo si y solo si se casaba con él, no ahora pero cuando ella quisiera; Adam no vio esto de buena forma llegando incluso a enclaustrar la chica en su habitación con solo visitas de empleados y el mismo para asegurarse que no se había fugado, más Gastón la tenía difícil cada vez que encontraba a Belle perfectamente sincronizada al príncipe en cuanto a actitudes y palabras.
¿Conspirar contra un Borbón para quitarle algo por celos locos? Ni Dios lo haría.

Forgive your enemies, but never forget their names.



hostilidad/odio


Eugene & Pascal
Era un ir y venir de golpes, empujones y miradas de odio. Ciertamente la única razón para la que Pascal sienta desconfianza de Eugene es la forma en que ha llevado a la libertad a Rapunzel, aunque ciertamente él mismo se ha visto beneficiado con la llegada del chico rebelde a sus vidas.
Aunque no trae buenas prácticas con él, se han arraigado de la voluntad que tuvo para hacer que Rapunzel pudiera vivir sus "últimos días" viendo las maravillas cosas con las que leyó en sus libros y siempre soñó hacer.
Pero Pascal no confía demasiado, pues es su buena amiga la que está entre sus brazos y la protege como a una pequeña hermana. No se lo hará tan fácil a Eugene, él tendrá que demostrar con creces que es un chico de fiar.


Cinderella & Jacqueline
Si había una cosa que Jacqueline odiaba de Cinderella era su capacidad para poder hacer lo más con lo menos, justo como con Liam. Parecía ser que aquella rubia no necesitaba más para ser bonita o amable con todo el público; lo que parecía ser alguna competencia de niñas al final se tornó en un odio irracional en todo lo que hacía su hermanastra y la verdadera razón se remonta a los tiempos en que tanto Jac como Freja llegaron a unirse a una nueva familia. El padre de Cinderella quería a los dos chicas pero la luz de sus ojos siempre fue la hija que venía de él así…Un niño es sensible, nunca miente, dice todo cuanto es, ve todo como es y Jacqueline vio todo esa amor que le profanaban a la rubia: Primero su padrastro y ahora Liam, suficiente razón para odiar.



competencia


Jafar & Alí
Jafar golpeó la mesa  y algunos platos cayeron, provocando que el sonido  de despedazo inundara la habitación, como quizá les inundaba en sus ganas de destrozarse el uno al otro, ahí mismo. Mientras Alí sería la cucaracha que Jafar aplastaría. Jafar sería la mala hierba que Alí pensaba arrancar desde la raíz.
—Jasmine es mía. A ti te odio y repito también que te combatiré con todas mis fuerzas mientras aliente. — Jafar repitió con un mantra de odio repitiéndose, una y otra vez en su cabeza. —No creas me trago el cuento de que, repentinamente, una rata como tú es dueño de algo más que de su mísera vida. Y aunque quieras creerte lo suficientemente bueno para considerarte mi enemigo, tampoco funcionará porque no terminará bien. Muerto o vivo, te tengo en mis manos.
—En el mundo todos tenemos enemigos. Aún los grandes genios tuvieron sus detractores, incomprensiones e ingratitudes. ¿Por qué no habías de tenerlos tú? — Alí rió —Tu peor error será no considerarme a la altura de uno.E incluso si tu enemigo sufriera como deseas, ¿Cómo te beneficiaría a ti? Si me respondes: "por lo menos, me sentiría satisfecho", ¿Existe, acaso, mente más infame que esta?


Ji & Yu
El que alguna vez fue su mano derecha, ahora actuaba de manera demasiado altanera con él. La autoridad del escuadrón.
El que alguna vez le mostró todo lo bueno que existe en su vida, le escondió el más preciado secreto que hubiera pagado por saber.
Padrino y ahijado, buenos amigos, casi como padre e hijo se ven envueltos en la terrible competencia por una mujer. Fa Mulán. La que se tan fría, incapaz de decidirse por alguno de los dos. Y por más que Yu le obligue a que sea sincera, ella jamás se separa de él ni menos quiere romper su compromiso. Y Jin por otro lado, trato de ser lo que nunca fue. Aquel chico bueno, casi romántico capaz de hacer lo que sea, por la chica que siempre quiso en su vida.
Ella parece no dar señales de inclinación hacia alguno. Ellos con el tiempo, se están odiando cada vez más.


Naveen & Giussepe
—Eres un sucio animal
—¡Oh! Es lo más creativo que me han dicho... ¿Naveen Hermingway? ¿Así te ha criado tu honorable padre?
—¿Jugando con las chicas sólo por poder? ¡Vamos! ¡Ambos sabemos que no estás interesado en ninguna de las dos!
—o quizás en Tiana sí... es una chica emprendedora. Busca estar en lo alto. Creo que somos, algo como... ¿almas gemelas?

Naveen sin poder soportarlo, golpeó su rostro con el puño que mantuvo apretado durante toda la conversación.
—Sabes que Tiana no juega sucio. Y hará lo que sea por las personas que quiere.

Tenía mucho que perder, el joven aristocrático debía pensar muy bien como arreglar las cartas a su favor, pues parecía que el doctor Facilier, tenía todo fríamente calculado para que él se viera envuelto en la nube negra de la perdición. Podía perder la aprobación y el respeto de sus padres y claramente todo el encanto y la popularidad a la que siempre estuvo acostumbrado. Todo por alguien. Todo por el único sueño que conocía; Tiana.


John & Johna
La estrecha relación entre un jefe y su empleado estrella.
No se trataba de nada más que una simple envidia de parte de Johna hacia John Smith por ocupar su fama de "mejor escritor". Y bien, mientras más se esforzaba en darle trabajos duros, complicados que no le dieran el protagonismo que él merecía, más mal salían sus planes puesto que el Smith, parecía que siempre tenía todo a su favor. Incluso, cuando le dio el que creía que sería la peor novela sobre "Pocahontas".

Se vio en la mala jugada, pero al menos tenía una carta bajo la manga. La joven Pocahontas, solía ser lo suficientemente inocente a cerca del mundo urbano. Y si logró sentirse atraída por el sin gracia de John Smith, entonces llegaría a enamorarse de él.



Última edición por Hada Madrina el Lun Ene 13, 2014 4:56 am, editado 2 veces

Volver arriba Ir abajo

Re: ★. a whole new world 「relaciones canon」

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.